Budenheim tiene una exigencia muy clara: queremos mejorar con nuestros productos la vida de los seres humanos, queremos hacerla más bonita, más cómoda, más segura. Esta tarea no es tan fácil. Es como si dijéramos que queremos poner una sonrisa en todas las caras. Sin embargo, es quizás esta postura el gran secreto de nuestro éxito: hay que proponerse grandes metas.

¿Cuánta calidad proviene de Budenheim?

Los productos de Budenheim están en casi todo lo que nos rodea, nos acompaña desde la mañana hasta la noche, en casa, al desplazarnos, cuando subimos a un avión y nos sentimos seguros. Cuando su pequeña hija muerde con todas sus ganas su pastel de cumpleaños. Cuando usted da una curva a toda velocidad en su nuevo coche. Cuando usted abre el grifo de la llave y sale, así porque sí, agua potable. Cuando una mamá alimenta a su bebé para que crezca sano y fuerte. Estamos presentes en todas partes y contribuimos de manera inadvertida al mejoramiento de la calidad de vida.

¿Cuánta responsabilidad hay en la responsabilidad?

Como empresa que participa con sus productos activamente en la vida, Budenheim tiene una responsabilidad que muy difícilmente se puede cuantificar. No hay nada de lo que no nos ocupemos, empezando por la calidad de las materias primas, la selección y la asistencia de nuestros clientes, hasta llegar al continuo mejoramiento de todos los productos y procedimientos, el tratamiento cuidadoso y sostenible de nuestros recursos. Una responsabilidad que nos estimula y de la que somos conscientes en todo momento.